Рекламный блок

Causales internas introducidas por la preposición por

Los complementos causales internos al predicado pueden ir introducidos por gracias a (que), debido a (que), con (Eso se estropea con el calor) y otras partículas. No obstante, las construcciones causales más frecuentes están encabezadas por la preposición por. El término de esta preposición puede construirse con una oración subordinada encabezada por la conjunción que (Se fue porque le dolía la cabeza), una oración de infinitivo (Lo hizo por cumplir con su deber) o un grupo nominal (Sale a pescar por afición). 

Los complementos causales formados con la preposición por pueden ser argumentales, es decir, seleccionados por un núcleo (sea este un verbo, un sustantivo o un adjetivo), o bien adjuntos o circunstanciales. Ambas posibilidades se ejemplifican en el esquema siguiente. La preposición por se escribe separada de la conjunción que en los complementos argumentales cuando el verbo está en indicativo, pero puede escribirse junta o separada si está en subjuntivo. Se ilustran las dos opciones a continuación: 

Complementos argumentales:
Del verbo o del grupo verbal: Se desvivía por que [o porque] su presencia y figura fueran admiradas de cuantos pudiesen verlas (Galdós, Episodios); Se caracterizan por que [sin alternancia con porque] carecen de estómago; e desvivía por estar con ella; Destacan por su tamaño.
Del nombre: nuestro interés {por que ~ porque el servicio mejore; nuestro interés por mejorar el servicio; su creciente inquietud por los recientes sucesos.
Del adjetivo: muy preocupado {por que ~ porque su hijo pasara el curso; muy preocupado por pasar el curso; muy preocupados por su futuro.


Complementos no argumentales (también adjuntos o circunstanciales):
Del verbo o del grupo verbal: Se fue porque le dolía la cabe a; o hi o por cumplir con su deber; Sale a pescar por afición.
Del nombre: la dimisión del concejal porque no quería perjudicar a su partido; la dimisión del concejal por no haber previsto los incidentes; su enfado por tu comportamiento.
Del adjetivo: Mientras lo recordaba echado ahí, triste porque había tenido que abandonar aquel lugar (Armas Marcelo, Madrid); contento por tener lo que tenía; famoso por sus desplantes.

Las causales internas introducidas con porque son muy a menudo complementos no argumentales. Pueden concurrir con las causales argumentales, como en Precisamente porque es consciente de su responsabilidad, se preocupa por que su familia llegue a final de mes. La preposición por va seguida en ocasiones de un grupo adjetival: Rechazado violentamente en los últimos tiempos, por pobre, por me quino y por patético (Grandes, Edades). Se suele interpretar que en estas construcciones se elide el verbo ser, de modo que el segmento subrayado equivaldría a por (ser) pobre, por (ser) me quino y por (ser) patético. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: