Categorías de la sección
Partes de la gramática
Рекламный блок

Tipos de gramática. Características generales de esta obra

Se llama gramática sincrónica la que estudia los fenómenos lingüísti­cos tal como se presentan en un momento determinado; la gramática histórica o diacrónica se interesa por el modo en que evolucionan a lo largo de cierto período o de la historia de la lengua en su conjunto. Por otra parte, desde el punto de vista de los objetivos y fundamentos del análisis gramatical, se distinguen la gramática descriptiva y la gramática normativa. La primera presenta las propiedades de las unidades gramaticales en cada uno de los niveles de análisis: fonética, fonología, morfología y sintaxis; la segunda establece los usos que se consideran ejemplares en la lengua culta de una comunidad, a menudo con el respaldo de alguna institución a la que se reconoce autoridad para fijarlos. Finalmente, suele denominarse gramática teórica la que se fundamenta en una determinada teoría gramatical, generalmente contemporánea. 

La presente gramática del español es sincrónica, aunque contiene nume­rosas referencias a la historia de la lengua, y está concebida como obra a la vez des­criptiva y normativa. Presenta las variantes gramaticales que se consideran propias de la lengua estándar en el mundo hispanohablante, atendiendo preferentemente a los registros formales, pero reflejando también fenómenos característicos de la len­gua coloquial. Procura ser sensible a la variación geográfica, a los niveles de lengua (o sociolectos) de los hablantes — es decir, a las variantes propias de cier­tas capas sociales o de determinados grupos profesionales —, así como a los regis­tros o estilos lingüísticos que un mismo hablante puede manejar, esto es, a las variedades formal, coloquial, u otras que están determinadas por situaciones comu­nicativas específicas. Desde el punto de vista doctrinal o teórico, pretende combinar las mejores aportaciones de la tradición gramatical hispánica con algunos logros de la gramática contemporánea. En consonancia con este propósito, la terminolo­gía utilizada toma la tradicional como punto de partida, aunque incorpora varios conceptos analíticos no habituales en ella, pero extendidos en la investigación lingüística actual.

Los datos que se manejan en esta obra proceden tanto de usos atesti­guados, sobre todo escritos pero también orales, como de la introspección del gramático o de los hablantes consultados por él. Los datos son valorados a partir de dos criterios distintos: su gramaticalidad y su corrección idiomática. La pri­mera noción designa la medida en que cierta construcción se ajusta o no al sistema gramatical de la lengua en un momento determinado. Las construcciones agra­maticales, que se marcan con un asterisco (*), son secuencias irregulares que in­fringen algún principio de dicho sistema. No están atestiguadas, y son rechazadas por los hablantes nativos a los que se les proponen. El gramático las construye como recurso heurístico (es decir, de búsqueda o investigación) para delimitar las pro­piedades de las palabras y de las pautas sintácticas en las que aparecen. Por el con­trario, la corrección idiomática representa un factor de valoración social. Permite distinguir las secuencias atestiguadas que se usan en la expresión cuidada de aquellas que carecen de prestigio y, en consecuencia, se recomienda evitar. En la presente obra se tiene en cuenta que las variantes morfológicas y sintácticas que se conside­ran correctas en una determinada comunidad pueden no coincidir por completo con las opciones favorecidas en otras. Se explicará a lo largo de esta gramática la natu­raleza de la anomalía que caracterice las construcciones que se consideren incorrec­tas, pero no se marcarán esas secuencias con ningún signo tipográfico.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: